Exposición colectiva de la Primera Residencia Artística 2018 en Cabra del Santo Cristo, Jaen.

Reunir a un grupo de artistas para que trabajen juntos durante un tiempo lejos de su ambiente habitual suele tener consecuencias y casi todas positivas. Excepción hecha de la relación Van Gogh-Gauguin. Y si al grupo lo une una relación de amistad y de admiración mutua todo confluye para que la experiencia sea fructífera.

Todos ellos cuentan con amplia experiencia artística y expositiva y han recibido importantes premios y distinciones. Algunos de ellos incluso lo compaginan con la actividad académica. Pero todos tienen en común la pasión y la fuerza creadora que va a hacer que sus nombres sean referentes en el mundo del arte contemporáneo.

Todos ellos son además artistas multidisciplinares, versátiles y con gran dominio técnico aparte de su amplío conocimiento de la evolución de las artes a lo largo de la historia. Solo faltaba reunirlos. Y eso es lo que ha hecho esta experiencia de residencia artística en Cabra del Santo Cristo durante unos días intensos del pasado mes de Agosto. Los artistas implicados tienen en común el haberse formado en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Granada. Los integrantes del grupo son Pepa Salas, una pintora figurativa que se ha hecho un nombre en Alemania, con unas obras de gran poder expresivo en la que sobresalen sus llamativos retratos en blanco y negro con acertados toques de color.

Helí García, un pintor dentro de la nueva figuración y con una gran capacidad narrativa y un uso del color potente y lúdico. Agus Díaz Vázquez, un pintor y diseñador de elegante factura y destreza cromática. Jesús Montoya , un renovador de la escultura que supera los parámetros tal y como estábamos acostumbrados a verla. Manuel Bru, un dibujante y pintor que trasciende la abstracción creando universos coloristas y dinámicos. Y el artista llamado Enhorabuena, fuera de toda clasificación , con obras de una impronta contemporánea que enlazan con la creación artística más ortodoxa.

Todos ellos tienen otra cosa en común , y es su originalidad y un cierto acercamiento irónico hacia la vida y como resultado , son creadores de obras que no dejan indiferente al espectador. Y creo que esta primera experiencia de Residencia artística en Cabra del Santo Cristo los ha hecho crecer como artistas y los ha hecho crear unas obras que aparte de tener el común denominador de estar relacionadas con el lugar y sus diversas interpretaciones, ha servido para recibir influencias mutuas y retroalimentarse como artistas.

Un cúmulo de coincidencias afortunadas los ha reunido en un espacio singular, la casa y jardines del escultor Rafael Rubio y en ese entorno se han desarrollado sus aportaciones a esta exposición que es el refrendo de una actividad de la que ellos y todos los que la visiten habrán disfrutado.

El Ayuntamiento de Cabra del Santo Cristo en su apuesta firme por la cultura ha promovido esta actividad que tendrá continuidad y una periodicidad anual y servirá para que artistas de todas las disciplinas convivan a mayor gloria de la creación artística.



				

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *