El pasado sábado, 17 de Febrero, tuvo lugar la inauguración de la nueva exposición del joven escultor Jesús Montoya, en la Sala de exposiciones Juan Antonio Díaz Lopez de Cabra del Santo Cristo. Entre los asistentes algunos de los artistas más representativos de una generación saluda de la Facultad de Bellas Artes de Granada, que tan ligada está a esta sala desde que hace años empezó a programar a algunos jóvenes talentos que están d hablo su sello por todo el mundo.
 
La apuesta decidida del ayuntamiento de Cabra del Santo Cristo por la cultura sigue dando sus frutos.
 
Cada nueva muestra de esculturas de Jesús Montoya es una sorpresa a la que llegamos desarmados ante el derroche de trabajo serio y lúdico al mismo tiempo que este artista desarrolla.
 
Jesús Montoya tiene fundamentos artísticos. Y es un magnífico dibujante.
 
Pero a partir del dibujo, recreando cuerpos más allá de lo posible, podemos apreciar su dominio de la anatomía, para después transformar sus personajes en dibujos tridimensionales reales y tangibles.
 
La magnifica labor de policromado hace el resto.
 
Jesús Montoya crea una obra de arte al límite que se nutre de todos los elementos de los maestros del dibujo , del lenguaje de los cómics , produciendo unas imágenes transgresoras que tienen a veces el aire de las figuras religiosas del barroco pasadas por una mirada entre poética y punk, cercana a la plástica del horror , pero con una finura y elegancia en las formas que hacen que cada obra nos atraiga precisamente por esa mezcla.
 
No es un escultor complaciente. Gira, retuerce, mezcla y crea todo un universo. Su actividad creadora refleja su pasión por un mundo en el que lo mágico es un ingrediente básico. Sabe manejar sus fuentes, sus referencias, ese bagaje imprescindible para llegar a tener una voz propia.
 
Ver la obra de Jesús Montoya es sumergirse en un mundo de sueños y de poesía . Una obra con un sello inconfundible que nunca te deja indiferente.
 
Juega con el preciosismo de las obras pequeñas que el hace grandes con esa maestría técnica que exhibe.
Hay también una conexión con lo fantástico y esos personajes inventados con una apariencia más allá de lo real, como seres desprendidos del mundo de la imaginación y de los sueños.
 
Juega con la realidad pero se adentra en el surrealismo y en un universo freudiano que nos produce cierto desasosiego.
Transgresión calculada al mezclar la maestría técnica con un profundo conocimiento de la historia del arte. En los años 30 hubiera sido calificado de artista maldito y degenerado, y condenado a lo hoguera por lis naxis, como tantos artistas de esa época.
 
Pero Jesús Montoya tiene la suerte de ser un artista del siglo XXI que domina los materiales y vuela sobre las formas mientras crea un mundo lleno de sorpresas visuales.
Comparte con Blake, Picasso y Toulouse Lautrec ese trabajo previo de dibujo que luego el convierte en esas esculturas en los márgenes de la realidad y la fantasía.
 
Es, en definitiva, arte en estado puro, que nos ofrece una obra hecha con un lenguaje propio que nos llega con fuerza, mientras intentamos sumergirnos en el mundo de los sueños.
 
La exposición permanecerá abierta hasta el 15 de Abril en horario de mañana los sábados, domingos y festivos.
Para grupos contactar con el Ayuntamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.